Search

¿Cómo se logrará distribuir de manera justa y equitativa una cantidad limitada de existencias?

El presente artículo es la quinta parte de una serie de textos explicativos sobre el desarrollo y la distribución de vacunas.





La primera parte se centró en el mecanismo mediante el cual las vacunas protegen a nuestro organismo de los agentes patógenos.

La segunda parte se centró en los componentes que integran las vacunas y en las tres fases de las que constan los ensayos clínicos.

La tercera parte se centró en las etapas que transcurren desde que concluyen las fases de los ensayos clínicos hasta que las vacunas se distribuyen. La cuarta parte se centró en >los distintos tipos de vacunas que existen.

En este documento se presenta información resumida sobre el siguiente paso que debe darse en el ámbito de la vacunación: asegurar que las vacunas contra la COVID-19 que se fabriquen se distribuyan de manera justa y equitativa.

El mundo sigue luchando contra la COVID-19, tanto en el plano individual como en el colaborativo; ello ha dado pie a que se formulen muchas preguntas relativas al acceso a las vacunas y los mecanismos de distribución que se utilizarán una vez que se disponga de ellas.

En febrero de 2020, tras celebrar consultas con numerosos científicos y expertos en salud pública internacionales, la OMS comenzó sus labores de investigación y desarrollo de vacunas contra la COVID-19.

El Mecanismo COVAX para el acceso mundial a las vacunas contra la COVID-19

La OMS creó el Mecanismo COVAX para el acceso mundial a las vacunas contra la COVID-19 en colaboración con los asociados en la iniciativa sobre el Acelerador del acceso a las herramientas contra la COVID-19 (Acelerador ACT), la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI) y Gavi, la Alianza para las Vacunas. El Mecanismo COVAX congrega a todos los países, con independencia de su nivel de ingresos, para asegurar que la adquisición y la distribución de las vacunas contra la COVID-19 se lleven a cabo de forma equitativa.

Puede llegar a tomar años desarrollar vacunas eficaces, e incluso puede transcurrir un tiempo mayor antes de lograr que todos los que las necesitan puedan acceder a ellas. La labor que se está llevando a cabo en relación con las posibles vacunas contra la COVID-19 se ajusta a los mismos protocolos que se siguen con las demás vacunas, sin embargo, en vista de la acuciante necesidad de detener la pandemia, algunas de las etapas se están llevando a cabo en paralelo con el fin de acelerar el proceso. El Mecanismo COVAX hará posible acelerar el cronograma, ya que facilitará que se invierta rápidamente en el desarrollo de una gran variedad de vacunas experimentales; se amplíe la capacidad de fabricación; y se acelere la producción de vacunas antes de que tenga lugar el proceso de autorización, con el fin de que las vacunas puedan aplicarse sin demora una vez que se haya demostrado que son seguras y eficaces.

Objetivos esenciales

La OMS, en su calidad de coordinador de asignación para el Mecanismo COVAX, propone que proteger a las personas y a los sistemas de salud y reducir al mínimo las repercusiones sobre las economías deben ser los factores decisivos para definir la distribución de productos sanitarios relacionados con la COVID-19 en los distintos países.

El Acelerador ACT se creó para contener la pandemia de COVID-19 de manera más rápida y eficiente, al asegurar que las pruebas diagnósticas, las vacunas y los insumos para tratamiento útiles se repartan equitativamente entre todos los países.

La clave para lograr ese objetivo es diseñar y aplicar un marco para la asignación justa.

La distribución equitativa es especialmente importante en el ámbito de las vacunas debido a que, si estas se utilizan de manera correcta y equitativa, pueden contribuir a detener la fase aguda de la pandemia y abrir la posibilidad de que reconstruyamos nuestras sociedades y economías.

El Marco de valores para la asignación de vacunas y el establecimiento de prioridades en la vacunación - en inglés, contra la COVID-19 ofrece orientación de alto nivel de alcance mundial, sobre los valores y las consideraciones de carácter ético concernientes a la distribución de las vacunas contra la COVID-19 entre los países, así como orientación de ámbito nacional sobre la priorización de grupos demográficos de cara a la vacunación en los países mientras las existencias sean limitadas.

Grupos demográficos a los que se dará prioridad

Mientras los recursos sigan siendo escasos, los programas de vacunación tendrán que dar prioridad a ciertos grupos demográficos en detrimento de otros antes de ampliar progresivamente la distribución para abarcar a toda la población. En cuanto se disponga de una vacuna contra la COVID-19, con el fin de reducir la incidencia de los tipos graves de la enfermedad, las defunciones y proteger los sistemas de salud, es fundamental que en primer lugar se le aplique la vacuna a los grupos demográficos prioritarios.

La definición de los grupos demográficos prioritarios debe basarse en un análisis más exhaustivo de los datos científicos, incluidas las diferencias entre los diversos entornos geográficos y sociales.

Hasta el momento, esos grupos demográficos prioritarios, según determinó el Grupo de Expertos de la OMS en Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización, son:

● Trabajadores de primera línea en el ámbito sanitario y de la asistencia social

● Personas mayores de 65 años

● Personas menores de 65 años que presentan enfermedades preexistentes debido a las cuales tienen un mayor riesgo de fallecer

Fase 1

Los países que participan en el Mecanismo COVAX recibirán vacunas suficientes para inmunizar a los grupos demográficos prioritarios de su población. En la primera fase de distribución, las dosis de vacuna se pondrán a disposición de los países participantes de manera simultánea hasta lograr una cobertura de aproximadamente el 20 % de la población de todos los países. En la mayoría de los países, el primer grupo al que se le dará prioridad será a los trabajadores de primera línea en el ámbito sanitario y de la asistencia social.


Al optar por dar la prioridad inicial al personal sanitario (en la mayoría de los países ese grupo demográfico representa el 3 % o menos de la población), la OMS desea garantizar que las vacunas disponibles se utilicen para satisfacer las necesidades de los sistemas de salud bien dotados, sin penalizar a los países que tienen un porcentaje menor de personal sanitario y asistentes sociales. Posteriormente, se vacunará a nuevos grupos demográficos a medida que se disponga de más existencias, hasta que se haya inmunizado al 20 % de la población de todos los países que participan en el Mecanismo. En el caso de 92 países de ingresos bajos y medianos, para vacunar al 20 % de la población será necesario recaudar fondos para el compromiso anticipado de mercado del COVAX, el sistema de financiación que se utilizará para sufragar su participación en el Mecanismo COVAX.

Fase 2

Una vez que se hayan distribuido las dosis suficientes para inmunizar al 20 % de la población, se enviarán más vacunas a los países en función de la financiación disponible. En esta segunda fase, en el caso de que siga habiendo limitaciones considerables de existencias, el ritmo al que los países recibirán las nuevas dosis de vacuna se determinará mediante una evaluación del riesgo que tienen en un momento dado. Los análisis se realizarán sobre la base de una evaluación de la amenaza (esto es, el posible impacto de la COVID-19 en un país, evaluado con datos epidemiológicos) y la vulnerabilidad (es decir, la vulnerabilidad de un país, valorada mediante su sistema de salud y factores demográficos).


Mediante esos criterios, el análisis permitirá determinar cuáles son los países de mayor riesgo a los que deberán enviarse vacunas a un ritmo más rápido que los que se consideran de menor riesgo. Se prestará especial atención a los países que se vean enfrentados repentinamente a grandes brotes epidémicos o catástrofes nacionales a lo largo del proceso de asignación.

Reserva de vacunas con fines humanitarios

Además de las vacunas que se distribuyan en las fases uno y dos, se propone apartar algunas dosis y conservarlas en calidad de «reserva con fines humanitarios». Una pequeña reserva de un máximo del 5 % del número total de dosis disponibles se apartará en calidad de mecanismo de respaldo con el fin de que sirva como último recurso en el caso de que las estrategias puestas en práctica por algún gobierno no bastaran para satisfacer las necesidades de determinados grupos demográficos. Por ejemplo, en caso de que fuera necesario, la reserva de vacunas con fines humanitarios podría destinarse a los grupos demográficos que habitan en zonas que no están bajo control gubernamental y el personal que trabaja en esos entornos.

Se alienta a los gobiernos y a los Estados a que, de conformidad con las recomendaciones formuladas por el SAGE de la OMS, tomen en cuenta a todas las personas y grupos demográficos de alto riesgo independientemente de su condición jurídica y de residencia, incluidas las poblaciones de desplazados internos, los refugiados, los migrantes y los detenidos.


Distribución y utilización transparentes

Aunque la Secretaría de la OMS reconoce el derecho de cada país a decidir la manera en la que la vacuna se aplicará en su territorio, alienta a los países a que examinen las recomendaciones relativas a los grupos demográficos destinatarios que publicó el comité SAGE de la OMS, y a que sean transparentes en cuanto a sus procesos de adopción de decisiones y el uso final que se hace de las vacunas.

SAGE

El Grupo de Expertos de Asesoramiento Estratégico (SAGE) es el principal grupo asesor de la OMS en el ámbito de las vacunas y la inmunización. A lo largo del proceso de desarrollo, fabricación y distribución de vacunas experimentales contra la COVID-19, el SAGE ha proporcionado asesoramiento y recomendaciones especializados e independientes- en inglés, sobre la mejor manera de distribuir de manera segura y equitativa las vacunas que se autoricen.

El mundo se ha unido para luchar contra la COVID-19. Debemos seguir trabajando de consuno hasta que todas las personas estén protegidas y seguras.


Fuente: https://www.who.int/es/news-room/feature-stories/detail/access-and-allocation-how-will-there-be-fair-and-equitable-allocation-of-limited-supplies

4 views0 comments